Contact WAO | e-News Sign Up | Site Map | Home  
World Allergy Organization
WAO's mission: To be a global resource and advocate in the field of allergy, advancing excellence in clinical care through education, research and training as a world-wide alliance of allergy and clinical immunology societies.

Volumen 8 Número 1
WAO Literatura Comentarios - enero 2011

Revisiones de Revistas Médicas.

Juan Carlos Ivancevich, MD, Editor en Jefe de la Web de la WAO, en colaboración con Phil Lieberman, MD, Editor de Opiniones de la WAO, han realizado las revisiones de los principales artículos de revistas médicas para la práctica de alergólogos. Lee sus tres mejores selecciones de aquí, y enlazan con el resto de los revisiones en: http://www.worldallergy.org/journal_reviews/0111.php.

Para leer más traducciones de lss últimas Revisiones de Revistas Médicas, visite: http://www.worldallergy.org/reviews.php.

1. La rinitis alérgica como factor predictivo de aparición de sibilantes en niños de edad escolar.

Para investigar si el desarrollo de rinitis en los primeros años de vida predice los sibilantes entre las edades de 5 y 13 años, los investigadores estudiaron a 1.314 niños que participaron en un Estudio Multicéntrico Alemán de Alergia. Todos los niños fueron monitoreados desde su nacimiento, y sus padres completaron cuestionarios de evaluación de síntomas respiratorios y otros problemas de salud regularmente. Se midió la Inmunoglobulina específica (Ig) E anualmente y la Hiperresupuesta bronquial se evaluó a los 7 años. Encontraron que la prevalencia de la rinitis fue mayor a la edad de 3 años, con un 9,2%, y osciló entre 2,5% a 7,7% a lo largo de los otros años. A la edad de 13 años, la incidencia acumulada de rinitis fue de 47,8%. La prevalencia de sibilancias fue mayor al final del segundo año de vida, con 19,8%, y disminuyó a menos del 7,0% en los años siguientes. La incidencia acumulada de sibilancias fue de 40,5% a la edad de 13 años. Después de tener en cuenta factores tales como la atopia de los padres, el sexo, el tabaquismo materno durante el embarazo, y el número de hermanos, los investigadores encontraron que los niños que sufren rinitis alérgica antes de la edad de 5 años fueron 3.82 veces más propensos a desarrollar sibilancias entre las edades de 5 y 13 años que los que no lo hizieron. De hecho, el 41,5% de todos los niños que desarrollaron sibilancias habían desarrollado previamente rinitis alérgica. La asociación entre la rinitis alérgica y sibilancias no estaba vinculada con el tipo o la severidad de la sensibilización. Los autores concluyeron que la rinitis alérgica en niños en edad preescolar es un factor de riesgo para la aparición posterior de sibilancias. Los niños preescolares con rinitis pueden beneficiarse de la evaluación temprana de la sensibilización alérgica.

Comentario del editor: El presente estudio sugiere que la primera manifestación de la rinitis alérgica ocurre en los niños en edad preescolar, por lo cual es un factor de riesgo para la aparición de sibilancias posteriormente.

Rochat MK, Illi S, Ege MJ et al. La rinitis alérgica como un factor predictivo de la aparición de sibilancias en niños en edad escolar. Journal of Allergy and Clinical Immunology 2010; 126 (6): 1170-1175.

Resumen (http://www.jacionline.org/article/S0091-6749% 2810% 2901417-X/abstract)

2. Los múltiples síntomas de asma y obstrucción nasal, rinorrea y síntomas de rinosinusitis crónica.

Los objetivos de este estudio fueron determinar si los múltiples síntomas del asma se relacionan con los signos de asma grave, y también investigar la asociación entre los múltiples síntomas del asma y distintos síntomas de alergia y de la rinosinusitis. En este estudio se analizaron los datos de los síntomas de asma, rinitis y rinosinusitis crónica del Estudio de Asma del Oeste de Suecia 2008, que es un estudio epidemiológico basado en la utilización de la OLIN y GA2LEN de respiratorio y cuestionarios enfocados a alergia. Para ser considerado como múltiples síntomas de asma, los sujetos fueron obligados a reportar un diagnóstico médico de asma y los medicamentos usados para el asma y los ataques de falta de aire y sibilancias recurrentes que han presentado y por lo menos uno de los siguientes: sibilancias, disnea, dificultad para respirar al hacer esfuerzos, falta de aliento en frío, y falta de aire-al esfuerzo en frío. Para los objetivos de este trabajo, todos los sujetos que informaron un diagnóstico médico de asma y no cumplían los requisitos de múltiples síntomas de asma se etiquetaron como poco-síntomas de asma. Los Múltiples-síntomas de asma estaban presentse en el 2,1% de la población en general. Los sujetos con múltiples síntomas del asma tenían más del doble de riesgo de tener despertares por la noche causadas por el asma en comparación con aquellos con pocos síntomas de asma. La prevalencia de la rinitis alérgica fue similar en los grupos de pocos síntomas de asma comparado con el grupo de múltiples síntomas de asma, pero la obstrucción nasal y rinorrea fue significativamente mayor en aquellos con múltiples síntomas contra-menos síntomas de asma. Presentar uno de los cuatro síntomas de rinosinusitis crónica aumentó significativamente el riesgo de tener múltiples síntomas de asma en comparado con pocos síntomas de asma. Un grupo de individuos identificados epidemiológicamente con múltiples síntomas de asma alberga a una mayor medida aquellos con más signos de asma grave. El grado de rinitis, descrito por la presencia de síntomas de obstrucción nasal o rinorrea, así como la presencia de algún síntoma de rinosinusitis crónica, aumenta significativamente el riesgo de tener múltiples síntomas de asma.

Comentario del editor: Los múltiples síntomas de asma probablemente describen una población con una enfermedad más grave.

Lotvall J, L y Ekerljung Lundback asma B. Los múltiples síntomas de asma están estrechamente relacionados con la obstrucción nasal, rinorrea y los síntomas de rinosinusitis crónica--- evidencia de un Estudio de Asma del oeste de Suecia. Respiratory Research 2010; 11 (1): 164

Texto completo de acceso abierto (http://respiratory-research.com/content/pdf/1465-9921-11-163.pdf)

3. Un mayor consumo de frutas se asocia con un menor riesgo de síntomas de asma y de sensibilización a alérgenos inhalantes.

Para estudiar los efectos de la exposición a largo plazo de la dieta o las diferencias en los efectos de los hábitos alimenticios a una edad temprana o más tarde, los autores estudiaron los datos de 4.146 niños que fueron seguidos desde el nacimiento hasta la edad de 8 años como parte del Estudio de prevención e incidencia de Asma y Alergia a ácaros (PIAMA). Las asociaciones entre la ingesta de frutas, verduras, pan integral / integral, pescado, leche, mantequilla y margarina al inicio de la infancia (2-3 años) y a una infancia más tardía (7-8 años de edad) , así como la ingesta a largo plazo , se compararon con los resultados del asma y de atopia en la edad de 8 años. Un diario dietético completo de datos de 2 a 8 años de edad, de cómo mínimo uno de los grupos de alimentos estudiados se obtuvieron para 2.870 niños. En general, el 13% de los niños tenían síntomas de asma (variable compuesta de sibilancias, disnea o el uso de esteroides inhalados) y el 32,1% estaban sensibilizados a alergenos inhalantes a la edad de 8 años. Tras tomar en cuenta posibles factores de confusión, como la atopia familiar, tabaquismo materno, la lactancia materna y el peso al nacer, los investigadores encontraron que a largo plazo el consumo de fruta fresca fue asociado inversamente con significación estadística con síntomas del asma y la sensibilización a alérgenos inhalantes, entre el consumo de una -días por semana asociado con un riesgo reducido de 10,0% o resultado. Del mismo modo, el consumo diario de frutas a los 2-3 años de edad se asoció con una disminución del riesgo de asma del 7% para los síntomas. Sin embargo, el consumo de frutas a los 7-8 años de edad no se asoció a disminución de síntomas de asma o de sensibilización a alérgenos inhalantes. No hubo asociaciones significativas entre el aumento del consumo de cualquiera de los otros alimentos y el riesgo de síntomas de asma o atopia. Los autores concluyeron que los resultados de los 8 años de este estudio indican que no hay efectos consistentes del aumento del consumo tempranamente o tardío, o el aumento de consumo a largo plazo de ciertos alimentos o grupos de alimentos sobre el asma y la alergia, con la posible excepción de la fruta.

Comentario del Editor: Futuros estudios prospectivos deberían utilizar los datos dietéticos más detallados para evaluar mejor los efectos específicos de nutrientes o alimentos sobre el asma y sobre la sensibilización a alérgenos inhalantes.

Willers SM, Wijga AH, Brunekreef B et al. La dieta en la Infancia y el asma y la atopia a los 8 años de edad: Estudio PIAMA de cohorte . European Respiratory Journal 25 de noviembre 2010 [en línea de publicación antes de imprimir. doi: 10.1183/09031936.00106109]

Resumen (http://erj.ersjournals.com/content/early/2010/11/25/09031936.00106109.abstract)

Todas las revisiones se publican en la revisión de literatura de la página web de la WAO
(http://www.worldallergy.org/reviews.php)